Friday, October 28, 2005

CORDIAL INVITACIÓN

Si aún posee el luminoso tesoro de la salud, con­fíelo a la Naturaleza y viva seguro de su custodia....! Pero si ha perdido tan codiciado tesoro, vuelva los ojos a la misma Naturaleza, libro abierto a todas las inquie­tudes. Estudie y practique sus enseñanzas y no tarda­rá en reconquistarlo.
* * *
En la Naturaleza están inalterables las únicas fuentes de regeneración humana, que tan afanosamen­te y sin lograrlo, tratan de localizar en los laboratorios farmacólogos, la fantasía imaginativa de los pseudo-sabios.
* * *
En la Naturaleza, todo está previsto: el Supremo Creador: con su infinita sabiduría, dispersó por todos los ámbitos los elementos indispensables para sustento y protección de los seres de su creación. Si en el tró­pico abundan las endemias, en su flora súper abundan los elementos para
combatirlas.
* * *
Sólo un cambio fundamental en nuestro equivo­cado régimen de vida, cargado de vicios y excesos en el beber y en el fumar, en el comer hasta llenar, sin tener en cuenta las conveniencias de una ración equi­librada y acorde con el desgaste de nuestras labores diarias y la acción demoledora de nuestros trópicos, salvará la raza de la alarmante mortalidad prematura que nos enseñan las estadísticas diarias.
* * *
No debilite ni intoxique su organismo ingiriendo alimentos en apariencia agradables, pero desprovistos de suficiente valor nutritivo. Al nutrirse, hágalo de acuerdo con sus actividades profesionales y en armo­nía con su esfuerzo corporal y mental.

Profesor Narváez
Medico Naturopata