Monday, February 27, 2006


Señor Profesor Narváez Bogotá.

CERTIFICÓ

Yumbo, Junio de 1952

Que en los meses de Junio, Julio y Agosto de 1949 fui hospitalizado en la Clínica de Occidente en la ciudad de Cali. Sometido a tratamiento con el siguiente diagnóstico: "RIÑÓN IZQUIERDO SUPURADO" en el transcurso de tos tres meses, aparte del tratamiento de los médicos, se me hicieron tres exámenes de orina, tres exámenes de sangre, y me tomaron tres radiografías para buscar la evolución del mal. Al comprobar los médicos el resultado negativo de los tratamientos, determinaron extirpar el riñón. Alarmado por el dictamen, solicité mi baja de sanidad del ferrocarril y acudí al PROFESOR NARVÁEZ a quien lo comuniqué mi caso.

"Su caso es delicadísimo, pero aún puede salvar su riñón". Me sometí al tratamiento Naturopático del Profesor Narváez y en la primera semana noté la mejoría y en dos meses quedé curado de mi enfermedad.

Los médicos que me atendían al tener conocimiento de mi negativa a la operación me dijeron que me dejara operar, porque de lo contrario mi vida terminaría en el transcurso de seis meses; pero lo cierto-es que en 1949 pesaba 52 kilos y hoy peso 68 y no he vuelto a hospitalizarme a Dios gracias.

Sólo me resta dar mis vivos agradecimientos al Profesor Narváez, quien con la ayuda de Dios y sus sabios conocimientos me puso a salvo sin duda alguna de la muerte.
De mi querido doctor, muy atentamente.

ALFONSO VELAZCO YUSTI, Jefe de Estación

Nota importante: Diez y nueve años después el riñón del señor Alfonso Velazco Yusti, que los cirujanos de la Clínica de Occidente de Cali por considerarlo perdido se disponían a extirpar, sigue funcionando normalmente.
-----------------------------------------------------------------------

En la Fotografía:

Al principiar el tratamiento.
6 Meses después
Un año después.


Señorita Emma López Gañón, de Madrid (Cund.), Quien durante seis años fue atacada por dolorosa enfermedad y atendida por diez famosos médicos de la ciudad de Bogotá sin resul­tado satisfactorio, hasta ser desahuciada, por considerar el caso perdido, curó radicalmente con el Método Científico del Profesor Narváez.