Saturday, September 30, 2006

BIOGRAFÍA DE CONRADO NARVÁEZ ZULUAGA


BIOGRAFÍA DE CONRADO NARVÁEZ ZULUAGA
1906 – 1972

Nace en una pequeña finca de la vereda Puente Largo del municipio del Carmen de Viboral, oriente antioqueño, de Colombia, el 3 de agosto de 1906. Hijo mayor del matrimonio de Simón Narváez Narváez y de Maria Teresa Zuluaga García. Abuelos Paternos Juan Nepomuceno Narváez y Adelaida Narváez y Abuelos Maternos Jesús Zuluaga y Eleuteria García. Bisabuelos Maternos Juan de Dios Zuluaga y Antonia Rojas y paternos Nicanor García y Nicolasa Montes. Bisabuelos Paternos, Anselmo Narváez y Juana Arboleda. Maternos Joaquín Narváez y Maria Cardona.

Asistió escasamente a la escuela de vereda, pues ayudaba junto con su hermana Emilia a las labores domesticas de una familia numerosa; fueron once hijos.

Su padre agricultor y pequeño comerciante quería que su hijo mayor heredara sus mismas funciones y en desacuerdo con él, abandono el hogar a la temprana edad de doce años.

Peregrinó por varias fincas de la región, propiedad de amigos y familiares tanto del padre como de la madre y ya joven adolescente viajó a otros municipios de Antioquia, Quindío y Norte de Valle del Cauca, en calidad de ayudante de personas dedicadas a la venta ambulante, en los días de mercado de productos para la salud: purgantes, jarabes, tónicos, vitaminas, etc.

Con el transcurso de los años esta actividad encausa sus aptitudes por el camino de la salud de sus semejantes de formación fundamentalmente autodidacta. Antes de cumplir veinte años ya poseía una considerable biblioteca que empezó a adquirir a sus quince años, todos los libros versaban sobre enfermedades y cómo combatirlas mediante el sistema curativo naturista, vida higiénica (agua, sol, aire) alimentación equilibrada y sana (orientada hacia el vegetarianismo) y como complemento emprende un largo viaje hacia la zona selvática de Colombia, abarcando los departamentos del Cauca, Nariño, el hoy Putumayo y el Choco, donde viajando por el litoral y adentrándose por esteros y ríos aprende los conocimientos que le transmiten los botánicos indígenas y estos conocimientos los pone en beneficio de sus primeros pacientes en pequeñas poblaciones del Valle del Cauca.

Maneja con destreza la flora de climas cálidos y logra asombrosos tratamientos en personas desahuciadas por la medicina alopática; es famosa la curación que realiza en un niño de raza negra afectado por enfermedad tropical, este caso personalmente lo expuso en el Congreso Mundial de Medicina Naturopática reunido en Nueva York en el verano de 1947.

Para esta fecha ya estaba establecido en la ciudad de Cali donde regentaba un afamado consultorio con un laboratorio investigativo de plantas medicinales.

Justo a mediados del siglo pasado (1950) y tras su éxito en el Congreso de Medicina Natural en Estados Unidos decide trasladar su consultorio a Bogotá, donde inaugura una exposición permanente de cuadros clínicos donde se da a conocer y demuestra fehacientemente sus curaciones por medio de métodos naturistas; simultáneamente funda el Club Científico Social Vegetariano. Posteriormente traslada su consultorio a Fontibón y logra registrar su método curativo naturista en el Numeral 249 Libro 2° Tomo VIII de Obras Científicas de Ministerio de Gobierno de 1965 y funda el Instituto de Superación Física y Mental.

Miembro de la Sociedad Internacional de Médicos Naturópatas. Los Angeles, California, USA; 1 de abril de 1947.

Miembro del Congreso Mundial de Medicina Naturopática, reunido en Nueva York, USA; 27 de julio de 1947.

Miembro del Concejo de Investigaciones Científicas de la Universidad de Emerson. Los Angeles, California, USA; 1 de octubre de 1947.

Miembro honorario de la Sociedad Naturista Colombiana, Medellín, Colombia; noviembre de 1947.

Presidente Fundador del Club Científico Social Vegetariano. Bogotá 9 de noviembre de 1950.

Director Fundador del Instituto de Superación Física y Mental, Bogotá 13 de octubre de 1965


Vida Personal y Familiar:

Conrado Narváez Zuluaga se casa por primera vez en el año de 1937 en el municipio de Dagua (Valle) en la iglesia parroquial del mismo municipio con la institutora Irma Moreno Camacho. Queda viudo antes del año de casado tras la muerte de la esposa por embarazo extrauterino.
Durantes los año 1935 al 1936 frecuenta el litoral pacifico narinense y conoce a Zara Góngora, nace su primer hijo a quien bautizan con el nombre de Conrado. Zara le escribe a Cali y le cuenta que ha tenido un hijo suyo, el no lo niega pero tampoco lo reconoce, con el paso de los años ya en Bogotá, 1951 Conrado Góngora, viaja a la capital a conocer a su padre y hermanos y convive en sus hermanos por espacio de seis meses, no se adapta al nuevo hogar y vuelve nuevamente con la madre que ya vive en el puerto de Buenaventura.
En 1940 Conrado Narváez Zuluaga. Conoce al señor Emiliano Soto García, quien trabaja en Cali con el laboratorio JGB que produce un famoso producto reconstituyente con base de gotukola, complejo B, hierro, etc. y se lo ofrece para que se lo administre a sus pacientes; entrado en confianza conoce a la esposa Camelia Ossa Ossa a e hijos de Emiliano y se enamora de su adolescente hija Dacier, quien tenia a la sazón 17 años.

Al año siguiente en el mes de julio de 1941 se casa con Dacier en la iglesia de Santa Rosa de Cali.
Se establece por un año en la ciudad de Armenia donde nace Conrado. Regresa nuevamente a Cali y en el año siguiente, 1943 nace Hugo. Viaja al Queremal donde viven los padres y hermanos de Conrado y nace su tercer hijo Henry en Dagua (Valle) 1944. Regresa nuevamente a Cali en 1945 y nace el cuarto hijo Cesar. Compra una casa en la calle 12 junto a la Escuela de Artes y Oficios en el centro de la ciudad y abre su consultorio con laboratorio de botánica, permanece allí aproximadamente cinco años y nacen otros dos hijos Fernando y Arturo años 1947 y 1948. En enero de 1950 se traslada a Bogotá y abre su consultorio en la calle 15 con carrera 9 a dos cuadras de la gobernación de Cundinamarca en el corazón de la capital. Allí nacen otros dos hijos Tulio y Alberto años 1950 y 1952. En el mes de abril de 1953 se traslada definitivamente a Fontibón, donde compra dos lotes en el barrio Villamar sobre la calle 13 y construye una casa de dos plantas y terraza en uno de los lotes. El otro queda vacío porque pensaba construir una clínica naturista. Este deseo no se realiza y con el transcurso de los años construye un edificio de 3 plantas. En la casa matriz nace Jairo y Maria del Socorro años 1954 y 1955.
Como hecho anecdótico sus amigos le aconsejan que compre en el norte de la ciudad de Bogotá pero para él es más importante tener situado su consultorio y vivienda en un lugar de entrada a la ciudad por el occidente de la misma pues es la vía para quienes vienen de climas medios y cálidos (enfermos tropicales); en lugar del norte de la ciudad donde hay frío y páramo ya que la gente que procede de allí es más sana.
Del matrimonio con la Dacier Soto Ossa de cuyo matrimonio fueron diez hijos que: son Conrado, Hugo, Henry, César, Fernando, Arturo, Tulio, Alberto. Jairo y Maria del Socorro. Hugo fallece en Bogotá el 20 de junio de 1996.

En 1958 se divorcia de Dacier y Conrado se hace cargo de todos sus hijos,. Dacier Soto, se traslada al Cerrito Valle. El 19 de marzo de 1969 nace Maria Victoria Escobar Soto. Dacier Soto Ossa fallece en el Cerrito el 22 de agosto en 1985.

Auto biografía de Profesor Narváez. Conrado Narváez Zuluaga
Publicada en la prensa RELATOR de Cali (Valle) en 1949


No coma más enfermedades y cúrese comiendo
PROFESOR NARVÁEZ, BOTÁNICO NATURISTA
Breve Orientación

“Una de las mayores preocupaciones de la humanidad a través de todos los tiempos, ha sido lo tocante a la salud y mejoramiento de la raza. El hombre de antaño, guiado por el instinto o intuición, tomaba de la naturaleza los elementos indispensables para su sustento natural, las fuentes inagotables de regeneración que equilibraban su organismo, reforzando sus defensas contra el mal permitiéndole llegar a la longevidad, hasta finalizar por muerte natural.

Más tarde, con el afán de superación, surgió la medicina ALÓPATA o FACULTATIVA, y un proceso de siglos, con sus múltiples trasformaciones, nos van dejando un copioso historial que al analizarlo detenidamente, nos demuestra con hechos irrefutables la eficacia de sus métodos.

¡Vivimos en el siglo de las maravillas! Los científicos, en sus diversas manifestaciones y basados en las leyes naturales (leyes de gravedad, etc.,) han hecho avances vertiginosos y afirmativos con extraordinario provecho colectivo. En cambio, la medicina alópata (ciencia patrocinada por el estado), va creando en permanente sucesión, mundos de artificios deleznables, que desaparecen luego, ante la realidad de los hechos cumplidos. Los magos de la alquimia, en su afán de industrializar la salud y la vida de la humanidad, anuncian alborozados el descubrimiento de la nueva panacea que todo lo cura e inmuniza, y el enfermo atormentado por el dolor acude presuroso a ingerir la droga “milagrosa” con la esperanza de curar sus males, llegando al fin a la amarga conclusión, de que su organismo sigue como siempre sirviendo de conejo de laboratorio con resultados negativos. Y de que sus pequeñas economías se marchan a robustecer las arcas de los industriales farmacéuticos.

Estas consideraciones, despertaron en mi espíritu el deseo de investigar detenidamente y sin influencias académicas, sobre la etiología que altera el funcionamiento fisiológico del cuerpo humano y que la medicina facultativa o alopática, con su frondosa farmacodinamia, no ha logrado resolver satisfactoriamente.

Para hacer estas investigaciones no ingresé a la Facultad Nacional de Medicina. Para no caer en la obligada y dispendiosa rutina simétrica de los textos oficiales y por que, si es verdad que los textos orientan, también es cierto que en la mayoría de los casos anulan la iniciativa individual.

Para colmar mis aspiraciones, me hundí en el corazón de las selvas de mi patria a convivir en el trópico insalubre con los hombres del agro, verdaderos creadores de riqueza, y a estudiar en la naturaleza, libros abierto a todas las inquietudes. Muy pronto el fruto de las observaciones empezó a estimular mis ambiciones, al aplicar los conocimientos que iba adquiriendo, con la complacencia de los beneficiados, que aquellos núcleos de población rural desprovisto de todo recurso médico e higiénico.

Después de doce años de investigación permanente y, seguro ya de la eficacia de mis métodos, basados exclusivamente en los recursos que la naturaleza ha puesto a nuestro alcance, aprovechándolos en forma técnica y científica, volví a los centros urbanos a iniciar la campaña de divulgación de mis sistemas curativos, y a enfrentarme a los privilegiados de “Galeno y Esculapio”, quienes vieron en el PROFESOR NARVÁEZ un competidor “de garra” que llenó de alarma a la Federación Medica Colombiana y, como consecuencia, surgió la intriga solapada antes las autoridades de higiene para que pusiera término a mis intervenciones científicas. Esto ocurría en el año de 1936. desde entonces estoy defendiendo con decorosa dignidad la salud de mis compatriotas, y muchos de ellos han encontrado en mis sencillos métodos, curación definitiva a sus dolencias, después de sacrificar sin fruto de sus economías en consultorios, clínicas y sanatorios con resultado negativo. Con la verdad de los hechos cumplidos, he desplomado y pulverizado las murallas de componentes innobles, conque los enemigos del bien, han tratado de detener la marcha interrumpida de mis éxitos. Diariamente me conforta; para seguir adelante, la voz autorizada de millares de pacientes que ayer sufrían dolorosa enfermedad, después de agotar todos los recursos de que dispone la ciencia alopática o facultativa, hasta ser notificados de que el mal no tenía cura, gozando hoy de salud completa y rindiéndole alborozados nuevas jornadas con provecho personal y en beneficio colectivo, gracias a la eficacia de mi MÉTODO INTEGRAL NATUROPÁTICO.

Por las razones que expongo en este breve apunte, me complace el comprender que mi modesta labor, está contribuyendo al mejoramiento de la raza y, consecuencialmente, al engrandecimiento patrio. PROFESOR NARVÁEZ”, Cali Colombia abril de 1949.

LA LUCHA POR UN IDEAL
El episodio lo denominaremos la lucha por un ideal y de perder una batalla, más no la guerra, no queda más que el exilio. Desde mediados de 1950 cuando se abre el consultorio en el centro de Bogotá, empieza el malestar de los médicos alópatas que ven amenazados sus intereses ante el éxito del profesor con su numerosa clientela que hace turno para ser tratada y más aun las publicaciones de sus maravillosos tratamientos en pacientes desahuciados por la misma medicina alopática en los dos más prestigiosos periódicos de la capital: El Tiempo, el Espectador, además de revistas como Semana, etc. La lucha se prolonga por cinco largos años con fallos a favor del profesor según el Concejo de Estado, por no existir legislación acerca del ejercicio de la medicina naturista en Colombia, sin embargo en forma injusta es detenido y llevado varias veces para responder ante jueces que lo interrogan por varias horas y posteriormente dejado en libertad. Por último a mediados del año 1953 asciende al poder el gobierno militar de Rojas Pinilla y ahí se instalan sus peores enemigos, se crea el tribunal de garantías del departamento de Cundinamarca que envía a todos los enemigos del régimen a la cárcel y censura la prensa. Tardan sus dos años y el Concejo de Títulos Médicos más la Federación Medica Colombiana logran que el tribunal de garantías de Cundinamarca lo condene a dos años de cárcel a mediados del mes de octubre de 1955 a pesar de haber sido absuelto en otras instancias muy superiores, como por ejemplo el Concejo de Estado que mencione anteriormente. (El Tribunal de Garantías de Cundinamarca creado durante la dictadura de Rojas Pinilla) para dictar fallos amañados usurpando la separación de poderes. El ejecutivo, el legislativo y el judicial. En consecuencia el profesor marcha hacia el exilio a Timba (Valle del Cauca) con toda su familia.
Según el código penal de ese entonces debe transcurrir el doble de la pena, para que esta prescriba, sin embargo vuelve tres años después con toda su familia a Bogotá, a mediados de 1958. El Profesor se reintegra nuevamente a su consulta en Fontibón y a comienzos del año 1963 es detenido sorpresiva e injustamente, y llevado de inmediato a la penitenciaria de la Picota para que cumpla la pena de dos años que le había sido impuesta en el año de 1955. Ante tamaña injusticia todos sus amigos se movilizaron, dieron poder a un famoso penalista abogado Sr. Hugo Briceño Jáuregui, siendo presidente del Concejo de Justicia del Distrito Especial de Bogotá en los años 60, logra sacarlo de la cárcel después de 45 días. Los amigos que apoyaron y ayudaron al profesor Narváez, Entre los cuales varios de ellos habían sido tratados médicamente por el Profesor Narváez y su método naturista y en agradecimiento a la causa y “Lucha por un Ideal” entre otros Doña Clara Sierra prestigiosa ganadera de res de lidia hacienda “Venecia”, Miguel Antonio Calderón Delgado, Luis Alberto Galvis, José Ignacio Guevara, Guillermo Lisker, Vidal Garzón Daza, Omar Rayo, entre otos.

En 1965 REGISTRA la obra “SUPERACIÓN FÍSICA Y MENTAL” como propiedad intelectual de Conrado Narváez Zuluaga con C. C. # 2.929,857 expedida en Bogotá. En el MINISTERIO DE GOBIERNO en la Sección de Propiedad Intelectual y Prensa del Ministerio de Gobierno. Libro de Registro número. – tomo 8° - de “obras científicas, literarias y artísticas”. Aparece una partida que a la letra dice: “Partida N° 249.- libro 2°. – tomo 8°. Obra: “SUPERACIÓN FÍSICA Y MENTAL” Autor Conrado Narváez Zuluaga,. En Bogota, D. E., Colombia el día trece (13) de octubre de mil novecientos sesenta y cinco (1.965) el suscrito jefe de la sección de propiedad intelectual y prensa, satisfechos los requisitos legales, registra la obra.

Método curativo naturista “Obras Científica” registrada en el Ministerio de Gobierno de Colombia y funda el 13 de octubre de 1965 el Instituto de Superación Física y Mental.
Siendo el Profesor Narváez Pionero de la medicina Naturópata en Colombia – Medicina Naturista – botánico naturista científico colombiano que aporto temas de naturopatía a la sociedad Naturopática Americana reunido en Nueva York en 1947.

Falleció en Bogotá a la edad de 66 años el 30 de mayo de 1972. esta enterado en los Jardines del Recuerdo de Bogotá (sección H-3 Crucifixión) trasporte el TransMilenio ruta al Norte de la ciudad Autopista Norte con calle 175. alimentadores Intermunicipales Ruta 2.2 circular al sector de los jardines del recuerdo. http://es.wikipedia.org/wiki/Portal_del_Norte

Reflexión:
El éxito en la vida no se mide por lo que se logra, sino por los obstáculos que Conrado Narváez Zuluaga “Profesor Narváez” tuvo que enfrentar en el camino. Con la tolerancia que le caracterizó, y el legado que dejo en pro de la Medicina Naturopática en Colombia, siendo benefactor de la naturaleza humana. Para sus hijos, familia y amigos nunca es tarde para recordar y mucho menos para orar. Les invitamos a orar o meditar la “Plegaria de Todos los Días” autor: Profesor Narváez
PLEGARIA PARA TODOS LOS DÍAS

Gracias te doy Señor por este maravilloso día que haz puesto a mi disposición.
Está como todos los días de Tu Creación, lleno de amor, salud, alegría, paz, poder y abundancia. Me dispongo a hacer de él el mejor uso posible, para mi bien, para bien de los míos, de los que sufren y de los que se preocupan por el bienestar físico, mental y espiritual de la familia humana, cumpliendo así Tu Voluntad.
Dios está en mi vida y observa todos mis actos, esta maravillosa circunstancia me indica que debo de ejecutarlos con el respeto y acatamiento que merece su soberana presencia.
Me dispongo a obtener el mejor éxito posible en todo lo que emprenda durante el día.
Para lograrlo, necesito la presencia de Dios, y para merecerla obraré de buena fe.
Invoco Tu Protección en este día para fortalecer mi voluntad, y así dominar toda pasión o hábito negativo que trate de perturbar mi paz espiritual, o de vulnerar mi integridad moral.
Para seguir siempre adelante en paz con Dios y con mis semejantes, desalojaré de mi mente el odio, el rencor, la cólera, la mentira, la calumnia, el egoísmo, el resentimiento, el deseo de venganza, y para obtener perdón estaré siempre dispuesto a perdonar y a olvidar por grave que sea la ofensa.


PROFESOR NARVÁEZ

Biografía redactada por:
Conrado Narváez Soto conrado@profesornarvaez.com
Jairo Narváez jairo@profesornarvaez.com

PLEGARIA PARA TODOS LOS DÍAS, Está sometido su contenido a ©copyright – copyleft El blogs Profesor Narváez es un compromiso social por la ciencia. y la naturaleza humana. Con derechos de autor en la red pegar y copiar rogamos mencioné el derecho del autor “Profesor Narváez”