Wednesday, September 05, 2007

Acto de homenaje a la memoria de Conrado Narváez Zuluaga “Profesor Narváez” Museo Rayo Roldanillo Valle Colombia

El programa del día 26 de agosto de 2006 y según lo previsto, comenzó con lo que se le llamó un “conversatorio familiar” en una de las salas de exposición del museo Rayo. La sala se lleno de familiares, amigos, la junta directiva de la fundación Rayo, personal del museo, y vecinos de Roldanillo. Se coordinó un panel compuesto por El maestro Omar Rayo, su esposa la poeta Águeda Pizarro, Conrado Narváez Soto, Gustavo Jiménez Narváez y Jairo Narváez; se pasó a una disertación oral en donde los diferentes miembros del podio narraron episodios vividos en vida de Conrado Narváez Zuluaga “Profesor Narváez” después de una corta introducción de bienvenida por el director del museo Sr. Juan José Madrid.

La primera disertación fue la Conrado, hijo mayor del profesor Narváez. Buenas tardes, les doy la bienvenida a este acto especial que nos congrega a todos los que nos une en diferentes grados el apellido Narváez , así como a todos sus amigos , conocidos y aun a quienes oyeron hablar alguna vez del profesor Narváez, de común acuerdo sus hijos hemos querido dejar un testimonio para conmemorar los cien años de su natalicio y qué mejor ofrenda que la de hacer una donación a la Fundación Museo Rayo de uno de nuestros mas valiosos tesoros, heredados de nuestro padre, cual es la silueta del profesor en su medio natural y porque no decirlo orgánico - vegetal , pintada por el maestro Rayo , hace ya 56 años en Bogotá. Nuevamente y en nombre de todos mis hermanos, les agradecemos de todo corazón el que hayan aceptado venir a acompañarnos en este sentido homenaje a la memoria del natalicio de quien en vida se llamó Conrado Narváez Zuluaga.

La segunda disertación fue la de la sobrina del profesor Narváez. Gabriela Valencia Narváez.

La tercera disertación fue la de un sobrino del profesor Narváez. Gustavo Jiménez Narváez. Agrónomo. Director de la Oficina del Egresado, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad Nacional de Colombia, con sede en Medellín.

La cuarta disertación fue la de Jairo, hijo menor del profesor Narváez. Un pasado en presente. Las palabras fueron dirigidas en el contexto de la comunicación. Diseñamos dos Web / blog, uno del Profesor Narváez, su biografía en orden cronológico desde 1937 y la siguiente, “Superación Física y Mental” métodos curativos, los dos cuentan en la actualidad con dominio propio y siguiendo el protocolo oficial de Internet Con: IP (Internet Protocolo). Las bitácoras del “Profesor Narváez” no solo cuentan su vida, sino también los episodios de quienes recuperaron la salud con su tratamiento; que no solo unos cuantos lo saben, sino que es por este medio web-blog el cual lo podremos dar a conocer. Es herencia de todos y un legado para todos, legado que dejó en pro de la Medicina Naturopática en Colombia, siendo benefactor de la naturaleza humana y es a nuestros hijos, las futuras generaciones de la familia Narváez, que con el tiempo lo irán enriqueciendo como él hizo, con ese realismo mágico al naturalismo, ese toque particular, que le dio el profesor Narváez, con la simpleza que le caracterizó y a la vez el humanismo que difundió a sus pacientes en tierras Colombianas.

La quinta disertación fue la de maestro Omar Rayo: Conocí al profesor Narváez una tarde a comienzos del año de 1950, en el Café Automático del centro del Bogotá de ese entonces; famoso por sus tertulias, pues allí solían acudir intelectuales, políticos, artistas y personalidades de la época: me paseaba en medio de los contertulios y les dibujaba caricaturas, siluetas o bosquejos, en una de mis primeras técnicas en pintura: Bejuquismo y Maderismo. En ése, entonces yo era un joven de apenas 22 años y sufría de acné juvenil; el profesor se dirigió a mí y me invitó a visitarlo en su consultorio a pocas cuadras del café. Posteriormente fui allí y ya en calidad de paciente para consultarle mi problema de salud; Tuvimos una agradable charla y me recetó una dieta natural y muy equilibrada acompañada de zumos de plantas que paulatinamente mejoró mi rostro; esto me hizo hacerme vegetariano por un tiempo, tanto así que participé como socio fundador del Club Científico Social Vegetariano, fundado a fines de ese mismo año 1950; como agradecimiento a su tratamiento y a la amistad que surgió, le obsequie un retrato, de George Bernard Shaw con dedicatoria (dramaturgo y periodista Irlandés que falleció ese mismo año) Cita: “Muy Cordialmente Para el Profesor Narváez Bogotá Noviembre 15 de 1950 OMAR RAYO” Período Maderismo. Luego dibujé la silueta “profesor Narváez” periodo Bejuquismo, que hoy recibe en donación la fundación Rayo, de manos de sus hijos.

Se pasó a las charlas y preguntas con los asistentes al Conversatorio, en la que intervinieron el Dr. Álvaro Obregón Correa, Vicepresidente de la Fundación Rayo, y quien alabó la obra Científica Naturista del Profesor Narváez. Agradeciendo la donación producto de una educación humanista. La educadora preescolar Nora Stella Lara Narváez, destacó la importancia educativa para las futuras generaciones en un acto como el de los hermanos Narváez.
Nota: Como recordatorio se realizó en la ciudad de Barcelona Catalunya, 10 reproducciones a escala para los hermanos Narváez del cuadro “profesor Narváez período Bejuquismo” (del hermano Hugo Narváez Soto, fallecido 1996, sin herederos. Se le entregó el lienzo a la tía Aurora Margarita Narváez de Valencia, única sobreviviente, hermana menor del profesor Narváez) y 45 de la misma, en tamaño de 13x18 que fue repartido a los asistentes al acto.
En los recordatorios se cita la siguiente frase: Profesor Narváez. Acuarela y lápiz de color-papel. Obra de Autoría de Omar Rayo, período Bejuquismo 1950. Donado al Museo Rayo por los Hermanos Narváez, en la celebración del centenario de Conrado Narváez Zuluaga (1906 – 2006) Pionero de la Medicina Naturista en Colombia, copia del original impresión digital en tinta sobre Lienzo. Barcelona 23 de agosto de 2006; muchos de los asistentes se acercaron con los recordatorios terminado el conversatorio y luego el maestro Rayo cordialmente les firmó los mismos.