Saturday, November 29, 2008

Transformación de Criterio


Escritos de la obra “No Coma más Enfermedades y Cúrese Comiendo”
Para dar una idea de la transformación que sufre el criterio científico de los médicos alópatas, si conocer en la práctica profesional, el resultado negativo de los medicamentos que a diario surgen en el comercio, me permito citar valerosos conceptos de eminentes facultativos que, ante la dolorosa verdad de la experiencia y en forma de anatema, hacen graves revelaciones que la humanidad no debe ignorar: y en guarda de la salud pública estamos en la obligación de divulgar profusamente.

He aquí algunas interesantes opiniones de eminentes médicos.

“El Doctor Alexander H. Stevens, catedrático de las Escuelas Medicas y Cirugía de Nueva York, observa que todos los médicos en general, a medida de los años de práctica que llevan, recurren cada vez menos a los medicamentos y confían más en los esfuerzos de la naturaleza cosa notada por todo el mundo es que el médico joven receta mucho más que el encanecido en la profesión”

“El célebre fisiólogo francés Francois Magendie, no vacila en declarar, aún a trueque de herir la vanidad de la clase a que pertenece, que la ignorancia de la verdadera índole de la alteración fisiológica, llamada enfermedad, es tal que acaso valdría más no hacer nada y dejar el mal al cuidado de la naturaleza, pues obrando sin saber, cómo ni por qué, se corre riesgo de precipitar el curso funesto de la enfermedad”

“El doctor H. A. Hall, conocido fisiólogo inglés, no duda de que una gran parte de las defunciones en los niños, es debida al empleo inoportuno de remedios que agotan las fuerzas vitales”.

“En el parecer del doctor J. M. Good, la ciencia médica actual es un galimatías bárbaro; los efectos de los medicamentos sobre nuestros cuerpos, son en extremo inciertos. Lo único que sabemos es que con ellos se han segado más vidas que con la guerra, la peste y el hambre juntas”.

“El director de la “Revista de medicina y Cirugía”, doctor Johnson está convencido, fundándose en su larga experiencias práctica y maduras reflexiones, de que habría menos enfermos y menos mortandad en el mundo si no tuviésemos medicamentos”.

“En una disertación del consejo de sanidad, doctor Lorinser, publicada en el número 45 de la “revista de medicina” de Viena, se lee: “Grandioso y trascendental es el error de los grandes sacerdotes de la metería médica -estudios de los medicamentos- y que inculcan a sus discípulos y luego éstos, a los suyos. Se atribuyen a multitud de medicamentos del reino mineral y animal, efectos descritos con minuciosos por menores, tan extraordinarios que de resultar verdaderos al pié de la letra, el género humano se vería para siempre redimido de toda enfermedad”.

“Hace más de un siglo que dijo Hermann Boerhaave, el gran naturista y médico holandés, que si se compara el bien que han hecho media docena de verdaderos hijos de Esculapio, con el mal causado a la humanidad por el inmenso número de médicos, no habría quien no piensa que más hubiera valido que nunca hubiesen existido médicos”

El profesor Hecker observa, que se declaran mortíferos muchos medicamentos que pocos años antes se tenia por muy eficaces”.

“El profesor doctor Bock recuerda que Hipócrates decía hace más de dos mil años, que es la naturaleza la que cura la enfermedad; y añadía “lejos de mi cabecera todo colega medicó mano!!”.
.
“El doctor Lauter Brunton, profesor de materia médica y terapéutica en el hospital de St, Barthelemy dice: “Nuestras ideas son muchas veces vagas y nebulosas. Propinamos a menudo medicamentos al acaso, sin ideas precisas sobre el efecto que devén producir, esperando, sin embargo, obtener el resultado deseado y asi no sucede, sin podérnoslo explicar, probamos otro remedio”.
.
Sir. Robert Christison, profesor de materia médica en la Universidad de Edimburgo, reconoce que de todas las ciencias médicas la terapéuticas es la menos precisa, la de estado menos satisfactorio en la actualidad, la más atrasada. Más de un millón de preparaciones farmacológicas, han caído en desuso y en el olvido después de una corta popularidad usurpada”.
“El doctor Steudel, burlándose de la especificación de los medicamentos, esto es, de la creencia de que los medicamentos ingeridos van a obrar sobre el órgano de la manera especial imaginada, advierte que de esa manera se toma el estómago por un buzón de correos para que vayan los paquetes que en él se echan _ Polvos, píldoras, mixtulas, etc. a la dirección consignada”.
.
“El profesor doctor Kobert, dice en la pagina 81 de su obra de “Toxicología”: “Más frecuente son de lo que se cree generalmente las intoxicaciones medicinales, esto es, envenenamiento por medicinas mal dosificadas o empleadas inoportunamente, algunos de cuyos casos terminan fatalmente. Entonces el médico forense se vé en la penosa obligación de acusar de homicida a su colega; pero no puede hacerlo, pues acusado aduciría como justificante que el tal medicamento se encuentra en tal o cual libro, recomendando en semejantes casos, en semejantes dosis, etc. No conozco veneno que no se haya ensayado y hasta empleado como medicamento, por ejemplo, el ácido fluorhídrico con que se grava el cristal, inatacable por los ácidos más enérgicos la dinamita bajo el seudónimo de trinitrina, etc.”
.
“El doctor Vicente J. Morra dice: “La alopatía recurrió a su hora al reino mineral y a la flora venenosa, para edificar su terapéutica, cuyo uso entraña constantemente perjuicio para la salud y peligro para la vida, sobre todo cuando sus dosis no están bien dirigidas y aún así, se puede afirmar que los enfermos no escapan a la larga a la intoxicación medicamentosa”.
!Cuantas muertes prematuras ha producido la medicina oficial con sus drogas, sueros y vacunas! !Cuántas desdicha ha labrado en el mundo con su sistema anticuado!” .
.
“El doctor Kieser encuentra acertado el proverbio de que “el remedio es peor que la enfermedad” en muchos casos en que se emplean medicamentos. Lo único que el médico puede y debe procurar, es alejar las causas de la enfermedad y lo que la fomenta o sostiene, sin dejarse vencer por la medicomanía, la teoría dogmática o el lucro. De otro modo se engendran enfermedades artificiales. Los sistemas teóricos de la historia de la medicina, han causado más víctimas que las epidemias y las guerras más terribles”.
.
“El gran fisiólogo Xavier Bichard confiesa que la medicina es un cúmulo incoherente de ideas heterogéneas. Es tal vez de todas las ciencias la que pone de manifiesto de una manera más clara la aberración del espíritu humano. Y es que no fue creada por un espíritu humano. Y es que no fue creada por un espíritu metódico, sino por una serie de observaciones, a menudo pueriles, recogidas en circunstancias muy diversas, de métodos ilusorio y de fórmulas tan ridículas como arbitrariamente combinadas, de modo que la práctica de la medicina tropieza con un sinnúmero de contradicciones. !Mentira parece, pues, que haya hombres razonables que se dedique a semejante profesión!”.
.
“El doctor Trincks opina que la medicina alopática desaparecerá con el tiempo, como todo lo que es contrario al buen sentido y a la naturaleza. Cuando llegue ese día, podrá la humanidad regocijarse tanto, que olvide las victimas causadas por aquella durante tantos siglos”.
.
“El doctor Forth no conoce tráfico más infame que el que se hace con la medicina actual. La indolencia en no querer abril los ojos, es lo que la fomenta”.
.
“El doctor Coy dice, que los escritores médicos copiando lo que han asegurado sus predecesores, como cosa de fe, en vez de ponerlo a prueba ellos mismos, sin juicio formado a su favor, propagan el error y detienen el progreso de la verdadera ciencia médica”.
.
“El profesor Carson
refiere que su maestro recetaba, por todo medio para hacer sudar, agua con algo que le diese color y que lograba mejorar efectos que los que empleaban sudoríficas”.
.
Una vigorosa afirmación de que no son los sueros ni vacunas ni las múltiples productos de laboratorio lo que cura y previene contra las enfermedades, la tenemos en el autorizado concepto del actual ministro de Higiene profesor Jorge Bejarano, en su valeroso reportaje intitulado “Enseñar” a comer a los colombianos, base de nuestro bienestar”, Publicado en “EL TIEMPO” del seis de mayo, número 13.470 y que en uno de sus apartes dice lo siguientes:
“la época presente, se marca por grandes avances en el dominio de la nutrición. Muchas enfermedades han ido desapareciendo por razón de mejores condiciones económicas que permiten mejor alimentación y habitación. Tal, por ejemplo, el caso del paludismo y de la lepra, el beriberi, la pelagra y el raquitismo. Por esto sigo pensado que la medicina ha perdido muchos años en lucha sostenida contra microbios o parásitos y que en cambio en Colombia seguiremos derrochando millones contra la lepra, la tuberculosis, el paludismo. Mientras el pueblo ignore lo que debe de comer”.
.
Felicitaciones al
Profesor Jorge Bejarano Ministro de Salud en (1946 - 1949) Bogotá Colombia
Al doctor Jorge bejarano ministro de higiene, le fue enviado el siguiente marconigrama desde Cali:“Permitame felicitarle su señoría por avanzados conceptos ineficacia terapéutica microbiana, según reportaje aparecido EL TIEMPO ayer, En el Congreso Mundial Medicina Naturopática reunido en la ciudad de Nueva York julio 27 de 1947, sostuve ante delegados que positiva ciencia curar no radica en recargar a los pacientes de sueros, vacunas múltiples derivados laboratorio que sólo alteran sistemas funcional complicando estado morboso, sino aplicando conscientemente leyes biológicas, estudiando necesidades fisiológicas, organismo humano, suministrándole en estado natural, lo indispensable reforzar defensas, colaborando naturaleza desenvolvimiento equilibrio, e intensificando ingeniería sanitaria. Próximamente remito la obra titulado “No Coma más Enfermedades y Cúrese Comiendo” , del que soy autor.
Respetuosamente, Profesor Narváez, botánico naturópata”.
Bogotá, marzo 9 de 1949
Profesor Narváez Cali.
Respuesta : Agradezco felicitaciones cordial saludo Bejarano Ministro Higiene.