Thursday, November 05, 2009

Entrevista Periodística al Profesor Narváez en 1947 por Tomas Ramírez Corresponsal de “El Espectador” en Cali.

Un Pueblo Amenazado

Con el profesor Narváez Zuluaga, sostuvimos una agradable conversación en su consultorio y estudios. Al preguntarle al destacado científico su experiencia en el naturismo nos contesta: “Llevo veintidós años dedicados al servicio de la botánica medicinal en diversos lugares de la república. Las últimas excursiones las realicé en el Pacífico, desde Barbacoas hasta Buenaventura. Visité todos los ríos de ese litoral hasta sus cabeceras, Estas zonas inhóspitas están poblados por hombre de trabajo desprovistos de todo recurso para defender su salud. Allí las endemias diezman permanentemente los organismos de estos creadores de riqueza. En aquellas largas romerías no me encontré ni con la comisión oficial que estudie los problemas sanitarios y de asistencia social, ni el grupo de médicos abnegados que se dediquen a la investigación y a enseñar a los hombres del campo a defender sus organismos amenazados”.

Su Triunfo en el Exteriores

Y qué nos dice de su actuación en el Congreso Mundial de Naturopatia celebrado reciente en los Estados Unidos?
En días pasados, contesta nuestro entrevistado. Fui invitado para asistir a un Congreso Mundial de medicina Naturopatica, celebrado en la ciudad de Nueva York del 27 de julio al 2 de agosto último, y auspiciado por el American Naturophatic Associatior, famosa institución científica con sede en Washington. A dicho Congreso asistieron trescientos cincuenta delegados de todos los países del mundo. Se presentaron trabajos que en un futuro próximo desplazarán los anticuados métodos de curar de que disponemos en la actualidad.
En cuanto a mi labor modernista, y como único delegado de Colombia, sin carácter oficial, sabré decirle que mi intervención y mis iniciativas tuvieron amplia aceptación en el seno de dicha corporación. Uno de mis trabajos, que titulé “Nutrición Infantil y Ascitis en la Primera Infancia” , fue ampliamente comentado y elogiado por el presidente del congreso, doctor Jesse Mercer Gehman. Otros de mis trabajos: “Cómo Llevar a la Población Rural los Beneficios de la Medicina Natural” , fue acogido en todos sus partes y se ordenó la publicación de su texto en el magazine de la institución.

Homenaje a Colombia

He vuelto a mi país hondamente complacido por la generosa y franca acogida que se me dispensó en el gran país del Norte. Allí la inteligencia encuentra un vasto campo de acción para su desenvolvimiento. Toda iniciativa noble, que tienda al mejoramiento de la raza, es acogida con cariño y sin egoísmos.
Se me permitió hablar en mi propio idioma y se dispuso la traducción de cada párrafo al inglés, por el eminente hombre de ciencias naturopáticas el archimandrite doctor Michel Khallouf, quien domina nueve idiomas y quien tradujo del ruso al español y al árabe una famosa obra que se titula “La Cura por el Ayuno”, la cual está revolucionando al mundo científico. Al terminar mi exposición, la que hice en nombre de mi pueblo, se tributó un homenaje a mi patria, por medio de una prolongada y fervorosa ovación hecha por el congreso de pies y por espacio de un minuto.

Una Vida Meritoria

El profesor Narváez remata su interesante conversación mostrando al cronista más de un centenar de fotografías en las que se observan impresionantes casos de organismos hechos piltrafas, que él ha logrado curar con sus maravillosos tratamientos. Porque este científico prefiere experimentar sus sistemas naturopáticos en pacientes casi siempre desahuciados, logrando sorprendentes resultados curativos en la mayoría de ellos.
Tal es, a grandes rasgos, la labor incomparables y altamente humanitaria del Profesor Narváez Zuluaga, cuyo prestigio no sólo se acrecienta cada día en el Valle Cauca y en el resto del país, sino que ha logrado traspasar los linderos patrios, como quedó comprobado en su brillante actuación en el congreso mundial de naturópatas y la exaltación que merecieron sus trabajos en el seno de esta reunión de científicos. El mejor elogio que , como conclusión, podemos hacer de este destacado compatriota está certeramente sintetizado en las siguientes palabras del doctor Mercer Gehman, presidente del citado congreso quien exaltó su vida meritoria en los siguientes términos: “La vida y la obra científica del delegado colombiano, Profesor Narváez, es un ejemplo de cuanto puede la vocación en su afán de superación hasta escalar los dominios de la ciencia”.

(Tomado de “El Espectador”, 10 de septiembre de 1947 No. 11.786)