Saturday, September 29, 2012

Acta Nº. 2 Del Centro Científico – Social Vegetariano. Bogotá, Noviembre 16 de 1950

 
Acta Nº. 2 Del Centro Científico – Social Vegetariano.  
En Bogotá, a los diez y seis días del mes de noviembre de mil novecientos cincuenta, se reunieron en la sala de los Laboratorios y estudios del Profesor Conrado Narváez Zuluaga, con el objeto de efectuar su segunda reunión formal, los miembros del centro Científico – Social vegetariano señores Guillermo Lisker, José I. Guevara. Olinto Marcucci, Evaristo Romero, y Conrado Narváez, quienes constituyeron Quórum. El presidente abrió la sesión y seguidamente se leyó y aprobó el siguiente orden del día: I) Lectura del acta de la sesión de inauguración; II) Verificación del nombramiento de la junta Directiva; III) Informe de la comisión de estatutos; IV) Proposiciones.
Antes de la lectura del acta, la secretaria dejó constancia de la falta de asistencia a la sesión de los socios señores Ramón Martínez, Joaquín Gómez Porras, Horacio Lemus y Manuel Sabogal. El afiliado señor Olinto Marcucci presentó excusas de don Ramón Martínez, quien se encuentra en gira por las poblaciones de occidente. A continuación fueron presentados nuevos asistentes señores Omar Rayo, Francisco Jaime Núñez, Luis Pavayó y la señorita Elvira Reyes. Los mencionados quedaron inscritos en la lista de afiliados y se pasó luego a darle curso al orden del día.
Primer Punto: Lectura del acta.- Fue leída el acta de la sesión inaugural. Puesta en discusión, el socio señor Olinto Marcucci advirtió que no se había tomado nota en ella de la contribución, extraordinaria que aportó cada uno de los asistentes a la sesión anterior, contribución que fue de cinco pesos por persona y que sumó la cantidad de cuarenta y cinco pesos moneda legal, los cuales quedaron en manos del tesorero señor Ramón Martínez. Aceptada esta advertencia, el acta fue aprobada.
Segundo Punto: verificación del nombramiento de Junta Directiva. – Se pidió por la presidencia la verificación del nombramiento provisional que en la sesión anterior se había hecho de Junta Directiva, se advirtió la ausencia del socio doctor Horacio Lemus, quien fue nombrado secretario. Se consideró que el doctor Lemus no podría, por sus múltiples ocupaciones, atender cumplidamente las funciones de secretario, de suyo dispendiosas y en conclusión el presidente propuso para secretario al señor Luis Pavayó, quien si estaba en condiciones de colaborar en este sentido. El señor Marcussi se refirió al mismo tema de la secretaria, manifestándose complacido por la presencia de Pavayó en el centro y por su postulación para secretario. Pavayó, a su vez, declaró que él podía colaborar en el centro en todo lo que fuere menester y servir con entusiasmo en cualquier sitio que se le señale, pero que no creía prudente cambiar al secretario doctor Lemus, quien de seguro habría tenido inconvenientes para asistir y cumplir con este primer encargo que le encomendaran sus compañeros. Después de haberse oído varias opiniones, Pavayó fue elegido secretario, por aclamación.
Tercer Punto: Informe de la comisión de estatutos. – El comisionado señor Olinto Marcucci rindió el informe manifestando que estaba aún en el estudio de los temas y que hasta el próximo jueves no podría traer redactado el proyecto. Dijo también que desearía conocer las opiniones de los demás socios para poderse formar un criterio más cierto sobre el trabajo que debía cumplir. Sobre este particular se deliberó ampliamente, emitiendo cada uno sus puntos de vista. Finalmente se aprobó que para la reunión del jueves próximo, cada uno de los socios trajera escritas sus ideas sobre estatutos, o redactado uno o más artículos. Con este material y con la labor del señor Marcucci, se englobaría un proyecto de buenas proporciones.
Cuarto Punto: proposiciones.- El socio José Ignacio Guevara propuso lo relacionado con la próxima comida y sobre este punto se conversó a espacio. El socio señor Marcucci fue de opinión que las comidas se llevaran a efecto en una casa particular o en cualquier sitio más indicado, de manera que la tertulia pudiera intensificarse y ganar animación. De esta misma opinión fue Luis Pavajeau. Pero finalmente se acordó servir la comida del próximo sábado en uno de los restaurantes de la ciudad, a la ocho de la noche y que más adelante se estudiara la manera de organizar dichas comidas en forma más acorde con los propósitos de centro. A las diez y veinte minutos se levantó la sesión.
El Presidente (firma)
El Secretario (firma)
Un Joven pintor Omar Rayo R., socio del Club Científico – Social Vegetariano, en los años 50, en uno de los actos y cenas vegetarianas en el Restaurante Témel, Bogotá D.C. 

Foto en blanco y negro tomada en el restaurante Témel Bogotá 1950. Entre otros socios del Club Científico – Social Vegetariano,de pie, Omar Rayo R. Sentada a la izquierda la doctora en dietética y escritora de origen Alemán Mónica Teresa.
Foto a color: Setenta años después, 4 de marzo 2010, en la ciudad de Roldanillo, al norte del departamento del Valle, la nieta y el hijo del Profesor Narváez interactuaban con el maestro Omar Rayo en el Museo Rayo. Michelle Narváez Serrato, sueca de padres colombo-suecos le presentaba su libro de fotografías sobre la riqueza natural de Colombia publicado en Holanda.

Wednesday, September 19, 2012

Club Científico – Social Vegetariano Decálogo en que Fundamental sus actividades Bogotá 1950

 
CLUB CIENTIFICO – SOCIAL VEGETARIANO
Bogotá, Calle 15 Nº 9-36 Teléfono: 22-496
DECALOGO EN QUE FUNDAMENTA SUS ACTIVIDADES:
1º.- Orientamos nuestras actividades hacia el mejoramiento de la estructura física de la raza, base y fundamento del bienestar social, ya que toda actividad mental, es el fruto de la armonía fisiológica de nuestro organismo, visiblemente alterado por el artificialismo imperante.
2º.- Consideramos antinatural el uso de la carne como alimento, porque la anatomía comparada nos enseña, con claridad meridiana, que la especie humana posee la estructura orgánica de los frugívoros y no de los carnívoros.
3º.- Por ser antinatural y tóxico nutrirse de cadáver, aconsejamos excluir de la alimentación la carne: pues a pesar de su provisión de albúmina y su ponderada proteína, está cargada de múltiples toxinas como ácido úrico, la cadaverina, ptomainas, purinas etc., de extraordinario poder destructivo en el organismo humano.
4º.- En cambio, para alimentarnos convenientemente, la Madre Naturaleza nos brinda en pródiga abundancia, frutas y tubérculos, cereales y hortalizas, legumbres y verduras, de aspecto agradable y de comprobada riqueza en hierro y potasio, fosfatos y magnesio, calcio y yodo, albúmina y proteína, calorías, vitaminas, enzimas y clorofila, aminoácidos esenciales en el mundo vegetal ets., elementos destinado por el Supremo Creador a conservar la vida, perpetuando especies y de cuyos componentes debemos nutrirnos exclusivamente si queremos vivir en permanente salud.
5º.- Aconsejamos sobriedad en todo y especialmente en el comer, pues el alimento destinado a conservar la vida, puede trocarse en veneno mortal, si la gula se apodera de nuestro organismo alterando su normal funcionamiento.
6º.- Combatimos el uso de la droga y narcóticos, porque en ves de curar, contribuyen al desarrollo de otras enfermedades que los Alópatas denominan “Medicamentosas”, ya que su acción sedativa en las molestias dolorosas, dan al enfermo confianza ilusoria y perjudicial; además, hay que tener en cuenta, que todo estado patológico es un esfuerzo natural del organismo por evacuar toxinas o materias extrañas que alteran y entorpecen su normal funcionamiento; y está científicamente comprobado que el mecanismo de nuestras defensas puede eliminar satisfactoriamente dichos elementos, propiciatorios de los trastornos funcionales y de las morbosidades microbianas, si vivimos en armonía con las leyes de la naturaleza.
7º.- desarrollamos franca y vigorosa campaña contra el tabaco y bebidas embriagantes, pues estas prácticas degradantes, pero aceptadas por las circunstancias de la época, está contribuyendo lenta pero poderosamente, a la degeneración física, mental y moral de quienes se van familiarizando con el empleo de tan deprimentes elementos.
8º.- Sabemos que la inclinación al mal, la falta de tolerancia, el odio a nuestros semejantes, la predisposición a la venganza, el anhelo insaciable de algo que al fin no sabemos determinar, la dureza de nuestras maneras, la indiferencia a las iniciativas nobles y generosas, la poca fe en nuestras propias capacidades y el oculto egoísmo que nos asfixia, se deben a la vida antinatural que hoy impera y al ambiente artificioso que nos domina.
9º.- Creemos que las circunstancias anotadas, están contribuyendo al desquiciamiento social que amenaza la vigorosa estructura física y moral que nos legaron los sabios de la antigüedad, basados en las leyes inmutables de la naturaleza. La actual civilización, en las diversas manifestaciones del saber humano y pese al interés investigativo de algunos científicos por mejorar el actual estándar de vida impuesto por el desenfrenado incremento de la industria alimenticia y medicamentosa demuestra mayor interés por crear elementos para la destrucción colectiva, que por idear y llevar a la práctica fórmulas de conciliación universal.
10º.- Que por lo anteriormente expuesto, creemos que en la naturaleza están inalterables las únicas fuentes de regeneración física, mental y moral que tanto ambicionamos; y que si volviéramos a ellas en forma colectiva, sin necesidad de regresar a la época de la caverna, surgiría por ley de evolución, ambiente propicio al mutuo entendimiento para resolver satisfactoriamente los múltiples problemas que hoy preocupan y confunden a la humanidad. Mientras tanto, las diversas tendencias seguirán sus luchas por el predominio de las ideas, que son redención y vida en los labios de sus pregoneros. Pero si esa vida (que es obra de Dios), hay que eliminarla para asegurar el colmo de las ambiciones, el grito de piedad, ultima exclamación a que se acude ante el postrer peligro, es ahogado por la acción demoledora del puñal fratricida y quienes estos actos ejecutan, dicen “obrar con estricta justicia y por la supervivencia de causas nobles y generosas”.
LEMA DE NUESTRAINSTITUCION:
Por la regeneración física y moral de la especie humana y por el respeto a la vida en sus múltiples manifestaciones volvamos a la naturaleza.
Profesor Narváez
Fundador.
Sello notarial: Como notario Noveno de Bogotá autentico esta copia por corresponder al documento del cual se ha tomado y que se ha tenido a la vista. Bogotá. 30 Set 1988 sello: República de Colombia Jaime Hernández Notario Noveno Encargado Bogotá D. E. (firma del notario).
Info: info@superacionfisicamental.com Jairo Narváez 
Foto: Socios en la cede del Fundado Club Científico – Social Vegetariano, Bogotá 1950

Sunday, September 02, 2012

Club Científico Social Vegetariano Año 1950 Bogotá D. E. Presidente Fundador: Profesor Narváez


CLUB CIENTIFICO SOCIAL VEGETARIANO AÑO  1950 BOGOTA
PRESIDENTE FUNDADOR: PROFESOR NARVAEZ
Bogotá, calle 15 n- 9-35 Teléfono 22-496
“por la regeneración física y moral de la especie humana y por el respeto a la vida en sus múltiples manifestaciones, volvamos a la naturaleza”
El vegetariano es el cumplimiento consciente de nuestras condiciones naturales de vida. Vegetariano significa un hombre que es, o que quiere ser sano de cuerpo y de alma.  Eduardo Baltzer.
Ese perpetuo devorar de cadáveres en mal o buen estado, ha traído, al fin y a la postre, la tristeza al festín de la vida. La tristeza mana siempre de la carne.  Amado Nervo.  
Los mismos animales que estando vivos, nos da asco besar en la boca, cuando están muertos, no tenemos inconveniente en llenar nuestra boca con su cadáveres.  Paul Richard.
La agricultura es un ramo científico, estético y moral a la vez, Constituye la base misma de la actividad humana y la más noble ocupación del hombre. Producir la vida es la tarea superior de la naturaleza.  Leopoldo Lugones
Así como hemos podido perfeccionar las ciencias, también podemos esperar perfeccionar la moral, sin la cual, el saber no es más que un nombre vano.  Descartes.
La naturaleza y la moral son, en el fondo, una misma cosa.  Baltzer.
La compasión es el verdadero fundamento de la moral. Este fundamento demuestra ser el único verdadero…. Pues él incluye los animales en su protección.  Schopenhauer  
ACTA DE INSTALACION Y FUNDACION DEL CLUB CIENTIFICO SOCIAL VEGETARIANO
En la Ciudad de Bogotá, a los nueve días del mes de noviembre de mil novecientos cincuenta, se reunieron en la sala principal de los estudios y laboratorio del profesor Conrado Narváez Zuluaga, medico Naturópata, con el objeto de fundar un centro o club de índole vegetariana científica y con  finalidades culturales, los siguientes señores, todos mayores de edad y vecinos de Bogotá
HORACIO LEMUS, RAMON MARTINEZ, JOAQUIN GOMEZ PORRAS, GILLERMO LISKER, MANUEL SABOGAL, LUIS PAVAJEAU, JOSE IGNACIO GUEVARA, EVARISTO ROMERO y el mencionado profesor Narváez Zuluaga. Como se trataba de un asunto más o menos deliberado con anterioridad, y sobre el cual los asistentes estaban previamente enterados, el profesor Narváez, después de una breve explicación, sometió a la consideración un pliego escrito con las bases fundamentales en que debería inspirarse la institución. Leídas dichas bases, fueron debatidos formalmente y analizadas artículo por artículo. Con ligeras enmiendas de redacción y construcción, fueron aprobadas, quedando aceptadas como documento ideológico inmodificable en su esencia  doctrinaria.
Se acordó también unánimemente que dicho documento, consiste en diez artículos explicativos de las aspiraciones científicas, sociales, morales y humanas en que debe sostenerse la Institución, fuese incluida como parte inseparable del ACTA DE INSTALACION Y FUNDACION del club. En efecto, y en cumplimiento a la unánime determinación, los diez artículos impresos se dejan adheridos a la presente acta.
Acogida las bases fundamentales, se procedió a nombrar Junta Directiva, con carácter provisional, y por un periodo igual al que necesite el Club para redactar, discutir y aprobar sus Estatutos. La reunión entro en receso por diez minutos. Reanudada que fue la sesión, fue presentada una nómina de candidatos que obtuvo la aprobación unánime. Dicha nómina es la siguiente: Presidente CONRADO NARVAEZ ZULUAGA; Vicepresidente, Joaquín Gómez porras;   Secretario general, Luis Pavajeau; Tesorero, Ramón Martínez; Fiscal, José Ignacio Guevara; Vocales, Guillermo Lisker, Manuel Sabogal y Evaristo Romero. Una vez verificada esta votación, los miembros tomaron posesión de sus cargos directivos, prestando el juramento requerido.
Seguidamente se comisionó al Profesor Narváez y al Secretario General señor Luis Pavajeau, para redactar un proyecto de estatutos  y presentarlo lo más pronto para su consideración en primer debate.
A continuación se propuso el recaudo e una cuota voluntaria para iniciar el fondo económico del Club, y cada uno de los presentes contribuyó con la suma de cinco pesos moneda corriente ($5.00), que fueron inmediatamente recibidos por el Tesorero, Señor Ramón Martínez. La cantidad recibida fue de cuarenta y cinco pesos moneda legal ($45.00).
Por ultimo se acordó fijar como día y hora de las reuniones, todos los jueves, a las ocho de la noche.
Dentro de la mayor cordialidad y animados de un espíritu de servicio en pro de los ideales de regeneración de la raza por medio de una superación física y moral, se levantó la sesión, a las diez menos quince minutos. El presidente. CONRADO NARVAEZ ZULUAGA. El secretario General, LUIS PAVAJEAU, es Copia fiel
El Presidente. Firma Conrado Narváez Zuluaga
El Secretario Firma. Luis Pavajeau
Sello Notarial: República de Colombia Jaime Hernández, Notario Noveno Encargado, Bogotá D. E.  Como notario noveno de Bogotá autentico esta copia por corresponder al documento del cual se ha tomado y que  se ha tenido a la vista.  Bogotá  30 Set 1988. Firma.
info@superacionfisicamental.com  Jairo Narváez  

Fundadores del Club Científico Social Vegetariano Año 1950 Bogotá 
En la foto de izquierda: Conrado Narváez Zuluaga, José Ignacio Guevara, Manuel Sabogal, Guillermo Lisker, Miguel Antonio Calderón,entre otros.
Acta Fundacional Club Científico Social Vegetariano Año 1950 Bogotá D. E.