Thursday, November 21, 2013

Acta Nº.7 Del Centro Científico – Social Vegetariano, Bogotá 11 de enero de 1951

 Acta Numero 7 de la sesión del 11 de enero de mil novecientos cincuenta uno. Después de llamarse a lista, el presidente abrió la sesión con el quórum reglamentario. Fue aprobado el siguiente orden del día.
  1. Acta anterior.
  2. Lectura de documentos.
  3. Discusión en tercero y último debate del proyecto de Estatutos.
Primer punto. Acta anterior, Fue leída y aprobada el acta anterior sin enmiendas ni modificaciones.
Segundo punto. Lectura de documentos la secretaria dio lectura a los documentos enviados por la junta directiva, consistentes, el primero es un mensaje de admisión cordial al cronista Felipe González Toledo. El segundo documento es una carta dirigida al Señor Eduardo Zalamea Borda (Ulises) Carta que fue publicada en “El Espectador” en pagina editorial. Los documentos fueron aprobados por el Club, sin objeciones.
Tercer Punto. Tercer debate de los estatutos. La presidencia abrió el debate final del proyecto de estatutos, que había sido ampliamente discutido en segundo debate en la sesión anterior, y pasado en condición de redacción definitiva a los socios Profesor Narváez y Luis Pavajeau. El secretario dio lectura al proyecto, ponderando, articulo por artículo deteniéndose algunas veces a la aplicación de algún cambio de forma o estilo aportado por la comisión. Al finalizarse la lectura del proyecto, pidió la palabra el socio doctor José Pinzón Quijano, para manifestar que el texto leído lo hallaba ajustado estrictamente al pensamiento ideológico del club y a todo cuento fue discutido y aprobado en los dos debates anteriores. Por lo tanto. Nada tenia que objetárseles mencionando, por el contrario la comisión integrada por Narváez y Pavajeau un aplauso especial por su trabajo de revisión y redacción. El doctor Pinzón Quijano termino proponiendo la aprobación unánime del texto que acababa de leerse y su adopción como Estatutos Básicos del Club. Seguido el curso la discusión, el profesor se refirió a la esencia misma de los estatutos y a su relación con los ideales del Club. Luego pidió la palabra el socio Luis Pavajeau para tratar finalmente al nombre de CLUB CIENTIFICO SOCIAL VEGETARIANO, que había sido uno de los asuntos mayormente debatido en segundo debate. Demostró Pavajeau que el nombre era inmodificable, por cuanto se trataba de un Club Social de carácter privado y luego de una tendencia vegetariana científica, ya que tanto el club con sus socios cumplían una técnica científica en su sistema de alimentación y vida en general. El nombre de vegetariano, a secas, puede prestarse a equívocos, toda vez que cualquiera que no coma carne pueda intitularse así. Más nosotros buscamos un acondicionamiento científico de acuerdo con la naturaleza, que es la finalidad perentoria del Club. Después de la intervención de Pavajeau y de los conceptos de los socios Lisker, Romero, Martínez y Guevara, el presidente cerró el debate y sometió a votación, en tercer y último debate, los estatutos, que fueron aprobados. Efectuada la verificación, se constato que su aprobación fue unánime, y en consecuencia se declararon acogidos con carta fundamental del Club Científico Social Vegetariano.
Finalmente, fue aprobada una proposición presentada por el socio Narváez, que dispone fijar la próxima sesión para la elección de la nueva junta directiva, de conformidad con los estatutos. A las diez y quince minutos de la noche, se levanto la sesión, El presidente fundador, CONRADO NARVAEZ. El Secretario de sesiones Joaquín Gómez Porras. El secretario General, LUIS PAVAJEAU
El Secretario. Luis Pavajeau
CLUB CIENTIFICO – SOCIAL VEGETARIANO
Bogotá, Calle 15 Nº 9-36 Teléfono: 22-496
DECALOGO EN QUE FUNDAMENTA SUS ACTIVIDADES:
1º.- Orientamos nuestras actividades hacia el mejoramiento de la estructura física de la raza, base y fundamento del bienestar social, ya que toda actividad mental, es el fruto de la armonía fisiológica de nuestro organismo, visiblemente alterado por el artificialismo imperante.
2º.- Consideramos antinatural el uso de la carne como alimento, porque la anatomía comparada nos enseña, con claridad meridiana, que la especie humana posee la estructura orgánica de los frugívoros y no de los carnívoros.
3º.- Por ser antinatural y tóxico nutrirse de cadáver, aconsejamos excluir de la alimentación la carne: pues a pesar de su provisión de albúmina y su ponderada proteína, está cargada de múltiples toxinas como ácido úrico, la cadaverina, ptomainas, purinas etc., de extraordinario poder destructivo en el organismo humano.
4º.- En cambio, para alimentarnos convenientemente, la Madre Naturaleza nos brinda en pródiga abundancia, frutas y tubérculos, cereales y hortalizas, legumbres y verduras, de aspecto agradable y de comprobada riqueza en hierro y potasio, fosfatos y magnesio, calcio y yodo, albúmina y proteína, calorías, vitaminas, enzimas y clorofila, aminoácidos esenciales en el mundo vegetal ets., elementos destinado por el Supremo Creador a conservar la vida, perpetuando especies y de cuyos componentes debemos nutrirnos exclusivamente si queremos vivir en permanente salud.
5º.- Aconsejamos sobriedad en todo y especialmente en el comer, pues el alimento destinado a conservar la vida, puede trocarse en veneno mortal, si la gula se apodera de nuestro organismo alterando su normal funcionamiento.
6º.- Combatimos el uso de la droga y narcóticos, porque en ves de curar, contribuyen al desarrollo de otras enfermedades que los Alópatas denominan “Medicamentosas”, ya que su acción sedativa en las molestias dolorosas, dan al enfermo confianza ilusoria y perjudicial; además, hay que tener en cuenta, que todo estado patológico es un esfuerzo natural del organismo por evacuar toxinas o materias extrañas que alteran y entorpecen su normal funcionamiento; y está científicamente comprobado que el mecanismo de nuestras defensas puede eliminar satisfactoriamente dichos elementos, propiciatorios de los trastornos funcionales y de las morbosidades microbianas, si vivimos en armonía con las leyes de la naturaleza.
7º.- desarrollamos franca y vigorosa campaña contra el tabaco y bebidas embriagantes, pues estas prácticas degradantes, pero aceptadas por las circunstancias de la época, está contribuyendo lenta pero poderosamente, a la degeneración física, mental y moral de quienes se van familiarizando con el empleo de tan deprimentes elementos.
8º.- Sabemos que la inclinación al mal, la falta de tolerancia, el odio a nuestros semejantes, la predisposición a la venganza, el anhelo insaciable de algo que al fin no sabemos determinar, la dureza de nuestras maneras, la indiferencia a las iniciativas nobles y generosas, la poca fe en nuestras propias capacidades y el oculto egoísmo que nos asfixia, se deben a la vida antinatural que hoy impera y al ambiente artificioso que nos domina.
9º.- Creemos que las circunstancias anotadas, están contribuyendo al desquiciamiento social que amenaza la vigorosa estructura física y moral que nos legaron los sabios de la antigüedad, basados en las leyes inmutables de la naturaleza. La actual civilización, en las diversas manifestaciones del saber humano y pese al interés investigativo de algunos científicos por mejorar el actual estándar de vida impuesto por el desenfrenado incremento de la industria alimenticia y medicamentosa demuestra mayor interés por crear elementos para la destrucción colectiva, que por idear y llevar a la práctica fórmulas de conciliación universal.
10º.- Que por lo anteriormente expuesto, creemos que en la naturaleza están inalterables las únicas fuentes de regeneración física, mental y moral que tanto ambicionamos; y que si volviéramos a ellas en forma colectiva, sin necesidad de regresar a la época de la caverna, surgiría por ley de evolución, ambiente propicio al mutuo entendimiento para resolver satisfactoriamente los múltiples problemas que hoy preocupan y confunden a la humanidad. Mientras tanto, las diversas tendencias seguirán sus luchas por el predominio de las ideas, que son redención y vida en los labios de sus pregoneros. Pero si esa vida (que es obra de Dios), hay que eliminarla para asegurar el colmo de las ambiciones, el grito de piedad, ultima exclamación a que se acude ante el postrer peligro, es ahogado por la acción demoledora del puñal fratricida y quienes estos actos ejecutan, dicen “obrar con estricta justicia y por la supervivencia de causas nobles y generosas”.
Lema de la Institución:
Por la generación física y moral de la especie humana y por el respeto a la vida en sus múltiples manifestaciones, volvamos a la naturaleza.
Profesor Narváez